Friday, August 24, 2012

El partido que no se fue


Los analistas se cansaron de buscar –hasta debajo de piedras– partidos enraizados en la sociedad, con vínculos con sectores organizados, con capacidad de movilización e ideología. Parecía un trabajo de paleontología política, a la caza de especies que se creyesen extintas pero que en realidad hubiesen sobrevivido al meteorito del neoliberalismo y al colapso del sistema de partidos.

Patria Roja (PR) fue el partido que nunca se fue. Comprendió la política no solo como una labor de cuadros, sino también de activistas. Sus militantes construyeron un partido de disciplina doctrinaria y eligieron claramente sus ámbitos de acción: el magisterio (que dominó los últimos cuarenta años), el movimiento estudiantil (sobre todo en universidades estatales) y las rondas campesinas (particularmente en el norte del país). Precisamente aquellos espacios de acción donde históricamente emergieron radicalismos movilizados, sectores que, dados los desbarajustes de un modelo de crecimiento sin redistribución eficiente, cobran relevancia.

Juzgue usted si Alberto Moreno es un visionario o simplemente tuvo suerte. PR, desde los ochenta, nunca abandonó su trabajo con organizaciones de ronderos en Cajamarca. Mientras la izquierda se refugió en ONG y el Apra se volvió cada vez menos nacional, PR permaneció con la lógica del trabajo de bases. Y cuando parecía improbable la revitalización de los partidos formados en la vieja escuela, el modelo de extracción minera modificó las relaciones económicas y sociales en dicha región, generando desplazamiento e insatisfacción sociales que el viejo saurio comunista capitalizó. No hay radicalismo político sin malestar y en Cajamarca de esto último hay mucho.

PR es lo más organizado en el país “donde no hay nada organizado” (Cotler dixit). Para sorpresa de los que creen que “el único partido en el Perú es el Apra”, presenciamos el crecimiento de Gregorio Santos con un liderazgo formado bajo los cánones partidarios, que goza de legitimidad social (ha sido rondero y dirigente del magisterio) y electoral (participó en cuatro elecciones, ganó la presidencia regional), que busca responder a las demandas de sus representados poniéndose a la derecha (aunque usted no lo crea) de posiciones extremas y antipolíticas (SL y MRTA ‘reloaded’) sin “traicionar” la agenda por la que fue elegido. Santos no me parece un radical fundamentalista (usted no quisiera conocer a los de esta especie), sino un político ambicioso (como todos), leal a su ideología, que responde a sus electores movilizados y cada vez más indignados con el Gobierno Central (súmele los cinco muertos que llevan los conflictos sociales en esta región). 

¿Es Santos el nuevo Horacio Zevallos? ¿Resulta comparable con ese dirigente sindical que encabezó los paros nacionales de finales del gobierno militar y apostó a la política electoral? PR se revitaliza desde abajo pero aisladamente. Como organización nacional es débil, pero sobre todo no resuelve sus propios conflictos entre las viejas dirigencias y sus recambios. Santos ha dado importantes pasos, pero aún no gana la ascendencia en este viejo partido de cuadros. Para ser el candidato de la izquierda el 2016, tiene que serlo primero de PR. Esa es su otra batalla.

Publicado en El Comercio, 21 de Agosto del 2012.

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home