Monday, July 13, 2009

¿Tiene algo positivo Velásquez Quesquén?

El análisis político ha sido crítico a la designación de Velásquez Quesquén como Jefe del Gabinete de Ministros del actual gobierno. Se cuestiona, principalmente, tres aspectos: su cercanía y subordinación acrítica al Presidente García, su filiación aprista que sería prácticamente un sinónimo de cooptación, y su falta de “estatura política” para estar a la altura de la situación actual del país. Sin embargo, considero que, paradójicamente, estos tres elementos podrían ser aspectos útiles para su gestión, si son utilizados de la manera adecuada:

1. Subordinación acrítica a García. Hasta ahora no entiendo por qué diversos sectores piden al actual gobierno un cambio de modelo económico si saben que esto no va a ser así (Si quieren nuevo “modelo”, pues ganen elecciones y aplíquenlo, no?). La continuidad de la tecnocracia en sectores clave del gabinete (MEF) no es puesta en duda ni siquiera ligeramente. El modelo económico –queramos o no, estemos a favor o en contra—no va a cambiar por lo menos hasta que se termine este periodo presidencial. Si partimos de esa premisa, creo es preferible un gabinete sin contradicciones a otro donde la inclusión de “independientes” sea sólo una careta como lo fue en el caso de Simon. Un manejo de la PCM (volviendo a incluir a los sectores sociales bajo un solo mando) permite por lo menos que no existan incoherencias entre la PCM y Palacio, entre la PCM y El Congreso, entre los sectores sociales del gabinete y el MEF, ni tampoco juegos propios que terminaban fragmentando al gobierno. Desde ahora en adelante, va a ser más difícil que el Presidente García zafe cuerpo de problemas tan álgidos como la conflictividad, machacándole toda la responsabilidad al Jefe de Gabinete.

2. Un gabinete aprista. A los que reclaman figuras “independientes” en la PCM se olvidan que éste es un gobierno aprista (o que no ya no es el gobierno toledista), y que si bien es cierto al Partido Aprista le hace falta cuadros, tiene que comenzar a echar mano de ellos para gobernar. Sincerando: este es un gobierno aprista y es coherente que tenga como jefe del gabinete a uno de sus mejores cuadros (esa es la realidad). Precisamente tomando en cuenta esa realidad, la exigencia que se le puede hacer al partido es que no solo tenga operadores en la Av. 28 de Julio, sino sobre todo a nivel local y regional, que es donde más urge ahora. El APRA tiene que demostrar (y el nombramiento de Velásquez Quesquén, operador y hombre de maquinaria política, es la oportunidad) hasta qué punto todavía puede ser un partido con capacidad de tener presencia, intermediación e intervención en un escenario de política fragmentada y localizada.

3. Falta de estatura política. Velásquez Quesquén, como operador antes que como figura que busque protagonismo electoral, actuaría más en función de la negociación tras bambalinas, que para las cámaras de televisión. Al no tener pretensiones electorales, sus intereses tienen que ver con cumplir eficientemente el rol que se le asigna y no pretender dar ningún salto político (que casi siempre es un salto al vacío).

En política, los pronósticos son difíciles. Los pitonisos se atreven a calcularle una vida de “cinco o seis meses” al actual Presidente del Consejo de Ministros. Yo no he suscrito ese tipo de “análisis”. Pero así como habían elementos para pensar en Simon como un “imán de conflictos” (con críticas que le cayeron desde sus mismos ex compañeros de filas de IU); contrariamente a lo que se supone, Velásquez Quesquén podría tener a su mano los elementos para disminuir la conflictividad del país: el respaldo presidencial, la comunicación con el Legislativo y el soporte del partido (tanto en Lima como en el interior del país). Pero para que ello sea efectivo tendría que darle viabilidad institucional a los mecanismos de dialogo que se han creado.

En un artículo que saldrá en breve publicado en el boletín del CIES, considero que hay dos vías para institucionalizar el dialogo y el tratamiento de la conflictividad: el Acuerdo Nacional (lamentablemente el gobierno no le va a dar el apoyo político que requiere) o articulando el tratamiento de los conflictos al marco de la descentralización (que como señalé en una entrevista el sábado en RPP fue paradójicamente “olvidado” por alguien que venía de las regiones como Simon). Por las declaraciones recientes, parece que el Presidente Jefe de Gabinete va a ir por esta segunda vía, ya que solo así podremos salir de las “mesas y mecidas” a una solución real, concreta e institucional. Espero que todos los que confían en profundizar la descentralización vean en este escenario de movilización de las demandas, una oportunidad antes que un pretexto para la crítica a priori.

7 Comments:

Blogger Roberto said...

ok, yo tampoco veo tanta vaina con que sea aprista, que se subordine a garcía (finalmente, es el jefe) o que le falte estatura política. finalmente, se sabía desde el inicio que el apra no tiene casi cuadros políticos y bueno, si velásquez quesquén es lo mejor que tiene dicho partido, bueno...

el asunto es otro, creo (y aquí entramos al nivel de especulación). ¿podrá este gabinete velásquez quesquén manejar este escenario de protesta y negociación? yo creo que no. la señal de quienes conforman el nuevo gabinete es "no dialogaremos en estas condiciones", y casi está respondiendo a ciertas corrientes de opinión que exigían mano dura. algunos pedían gabinete de choque y este es un gabinete de choque.

veamos qué ocurre.

July 13, 2009 at 12:34 PM  
Blogger drugo said...

Respecto de la segunda vía que planteas. Hay que decir que las "regiones" deben ya tomar un papel más activo en la resolución de los conflictos en sus respectivas jurisdicciones. Ya no estamos en los tiempos en que, so pretexto de mayores recursos, las autoridades regionales llegaban hasta Lima en "marchas de sacrificio". Mal que bien, con trpiezos, nuestras "regiones" cuentan ahora con mayor presupuesto y más descrecionalidad para gastarlo y ojalá que lo hagán bien.

Entonces, si hay mayor poder de decisión, que los responsables asuman el costo político de emprender determinadas políticas públicas en sus respectivas jurisdicciones. En otras palabras, que los conflictos encuentren vías de canalización y solución en el nivel de gobierno en el que se dan.

La verdad que hasta ahora, los presidentes regionales y sus equipos de gobierno, se la llevan fácil a la hora de encarar un conflicto.

July 13, 2009 at 1:59 PM  
Anonymous Mario Gordillo T. said...

Me parece que, si bien es cierto Velásquez Quesquén no muestra la brillantez de otros, puede serle muy útil para otros fines. Como dirían los fujimoristas es "un operador político"

July 13, 2009 at 2:20 PM  
Blogger Erick García said...

Termino mi artículo para Gaceta Jurídica y te explico cual es la naturaleza jurídica de una mesa de diálogo e incluso de las actas de acuerdo entre la PCM y gentita de la protesta.

July 13, 2009 at 10:57 PM  
Anonymous Jomra said...

Salud

«(...) estos tres elementos podrían ser aspectos útiles para su gestión, si son utilizados de la manera adecuada»
La pregunta del millón es si serán capaces de utilizar dichos elementos de forma positiva, claro.

Al margen que estoy de acuerdo en cosas como la inutilidad de quejarnos por un PCM aprista (obvio, es un gobierno aprista), o su subordinación a García (jerárquicamente es de suyo), creo que se pueden matizar muchas cosas.

Sobre que Alan no va a cambiar y es "idiota" pedirlo porque, finalmente, él fue elegido para lo que está haciendo, pues a medias, él sí se presentó con un programa "no más chorreo, ahora más redistribución" y "no al TLC -más o menos-" y al final ha "traicionado" ambas metas programáticas al aliarse, sin más, con un modelo que, cuando lo aplicaba Toledo, era "malo maloso". Aunque claro, lo de "revolucionaria" de la R de APRA hace mucho que suena a broma.

Sobre las vías de diálogo para solucionar los problemas, creo que debería comenzar por una verdadera voluntad de diálogo, y hasta ahora eso ha faltado. (Sobre la des-institucionalización y para-estatalidad de esas mesas y todo el tema, muy de acuerdo con el planteamiento desarrollado.)

Sobre descentralizar el tema, lo veo más difícil, son ámbitos no controlados (en su mayoría) por el APRA, y muchas de las autoridades regionales son las impulsoras o el soporte de los que protestan... Además, el APRA gobernante puede aguantar fracasos (basta con culpar a otros) pero no triunfos ajenos.

Que Simon "olvidara" la descentralización y los Frentes (verle criminalizar uno siendo él ex miembro de otro tiene hasta su gracia) forma parte de la metamorfosis de dicho personaje en el poder, ¿no?

Hasta luego ;)

July 14, 2009 at 11:44 AM  
Anonymous Anonymous said...

que los que votaron por el apra no votaron por un "cambio responsable"? (o contra un cambio radical, pero por un cambio)

July 15, 2009 at 3:36 AM  
Anonymous Anonymous said...

¿y qué va a pasar con el conflicto amazónico?

AIDESEP: "Velásquez Quesquén ha sido la persona que se burló de nosotros. Nos hizo esperar todo el día y nunca apareció. Siempre estuvo en contra de nosotros. Con personas así no garantizan nada". Y por eso, una vez que se nombró este Gabinete, en AIDESEP están evaluando seriamente retirarse de la mesa de diálogo.

July 15, 2009 at 8:14 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home