Sunday, May 24, 2009

¿Qué es un outsider? (O la historia sin fin)



El outsider de 1990 habla del outsider del 2006 que no es más un outsider y de una no-outsider que no sabe qué es más allá de la hija de su papá. Me refiero a las opiniones de Vargas Llosa sobre Ollanta Humala y sobre Keiko Fujimori. La campaña electoral hacia el 2011 parece va a ser larga y de un inicio prematuro, pero al igual que la anterior creo que carecemos de un glosario básico para poder entendernos analistas, periodistas, ciudadanos-de-a-blog y ciudadanos-de-cabina-de-internet. Este es un intento de buscar precisiones en medio de tanta bulla.

Hace tres años escribí una columna que lleva el mismo nombre de este post. Como sostuve, un outsider es alguien nuevo en política. Pero no todos los nuevos en política son outsiders. Para serlo su capital electoral tiene que provenir desde afuera del sistema político. Por ejemplo, las elecciones de 1990 se disputaron claramente entre dos outsiders: Vargas Llosa (cuyo prestigio provenía de la literatura) y Alberto Fujimori (docente universitario pero básicamente un desconocido). La diferencia entre ambos tiene que ver con otra característica con la cual se suele confundir a los outsiders: su discurso político. Vargas Llosa tenía claramente un discurso tolerante a los partidos del sistema. Es más, era el candidato de una alianza partidaria. Vargas Llosa, entonces, era un outsider pero leal al sistema político. En cambio, Fujimori tuvo y promovió un discurso contra el establishment político. Además de outsider, era un anti-partido. Como vemos, ambos conceptos no son sinónimos, pueden coincidir en algunos casos; pero en otros no.

¿De dónde vienen de los outsiders? Fuera del sistema político, como podrían ser los medios de comunicación (Belmont, 1989; Lombardi, 2006), el deporte (nuestras congresistas voleibolistas, Tait en el 2001; Pérez del Solar y Uribe en el 2006), y las fuerzas armadas (Humala, 2006). (Ver el artículo de Beto Ortiz sobre los “outsiders parlamentarios”). Es interesante enfatizar el patrón que se ha formado en Sudamérica con ex militares golpistas de rango medio. Tanto Hugo Chávez en 1992, Lucio Gutiérrez en el 2000 y Ollanta Humala en el 2000 intentaron golpes militares a presidentes elegidos democráticamente; y años después, amnistiados, iniciaron una carrera política que los llevó a ganar elecciones (Humala ganó la primera vuelta el 2006, recordemos). Sin embargo, una vez que entran al juego electoral, un outsider deja de serlo: Humala ya no es más un outsider porque ha entrado a las reglas del juego electoral y permanece bajo ese sistema; es más, constituye un partido político.

¿Qué es ser “anti-sistema”? Dado que nuestro sistema político es de baja institucionalización es difícil identificar patrones de carrera política. A veces los límites entre lo que es el “sistema” y lo que no lo es son muy difusos. Por eso es que la misma noción de “sistema” es complicada. Planteo una definición política (y provisional) de sistema como el espacio de la lucha política institucionalizado (Congreso) o informal (movimientos sociales) que respeta ciertas normas de juego establecidas (electorales, respeto a la competencia partidaria). No incluyo posiciones políticas sobre la economía.

Entonces, ¿quiénes serían los outsiders y los anti-sistemas en el 2011? Hagamos el ejercicio de acuerdo con los patrones que hemos definido. Keiko Fujimori no sería para nada una outsider, ya que actualmente ocupa un cargo como congresista como parte de una organización política con representación parlamentaria. Sin embargo, sí por lo menos temporalmente mantiene un discurso político anti-sistema en lo político (como dije vamos a excluir de esta discusión los temas económicos), que podría moderar de acuerdo con las alianzas políticas electorales. El padre Marco Arana tampoco me parece un outsider. Efectivamente, se trata de un religioso, pero, como él mismo lo ha señalado, su capital político lo ha construido en la “lucha social”. Es un dirigente social más, como lo sería por ejemplo Mario Huamán o Alberto Pizango (este último de posiciones políticas radicales, pero para nada un outsider). Más bien es una muestra de cómo el sector no gubernamental empieza a tener un rol más protagónico en la política electoral (es un candidato ONG). Ante la ausencia de partidos y de organizaciones sociales fuertes, son las ONG las que llenan ese vacío de promotores de liderazgos en la sociedad civil. En el plano político, no considero que Arana tenga un discurso anti-partidario, ni anti-establishment; pero sí anti-minero (eso lo trataré en otro post). Quienes sí serían eventualmente outsiders serían tanto el general Donayre o Jaime Bayly, por dar algunos ejemplos de nuestro folcklore político. Lo más probable, conociendo sus antecedentes (por ejemplo, la campaña por el voto viciado de Bayly el 2001) es que sean también anti-partidos.

A continuación les presento un cuadro resumen, que es una adaptación de un artículo recomendable: Kenney, Charles. “Outsiders and anti-party politicians in power”, Party Politics, 1998. Asimismo, la referencia sobre un artículo que escribí sobre el fenómeno de los outsiders en América Latina.
Ps. Nota aparte merece los comentarios de Vargas Llosa que llama "insensatos" a los ciudadanos que decidan votar Humala y K. Fujimori en el 2011, escenario que no sería posible siquiera en "hipótesis de trabajo". ¿En qué momento se jodió Vargas Llosa?

29 Comments:

Blogger ocraM said...

hurm. ¿y qué es un antisistema? porque se puede ser un outsider pro sistema.

May 24, 2009 at 11:11 AM  
Blogger Jorobado said...

Profundizo en el argumento del post: un anti-sistema tiene un discurso antipolitico, antipartidario, destructivo hacia la clase política y que no respeta las reglas de juego convencionales... pero no confundir con posiciones políticas radicales. Es decir, se puede ser radical sin ser anti-sistema. Creo que esa es la evolución precisamente de Humala, quen en el 2006 era un outsider y anti-sistema, y ahora ha formado un partido, tiene candidatos en elecciones subnacionales, tiene una bancada congresal, etc. Ahora me parece un insider que juega dentro del sistema. (Sus posiciones sobre determinados temas, lo hacen radical, pero no anti-sistema).

Vargas Llosa fue un outsider pro sistema, por ejemplo.

May 24, 2009 at 11:17 AM  
Blogger Carlos del Carpio said...

Habría que aumentar una tercera dimensión sobre la posición frente al sistema económico para completar el cuadro. Para ello hace falta una definición. Aquí propongo una para que sea discutida.

Sistema económico: conjunto de reglas y principios que es definido y velado por instituciones (Constitución, Indecopi y reguladoras, etc.); y que rigen las distintas relaciones económicas entre los agentes de una sociedad (producción, distribución y consumo de bienes y servicios)

Cabe notar que a diferencia de los sistemas políticos los sistemas económicos han sufrido vaivenes drásticos a los largo de los años. Así por ejemplo en términos de Producción y Consumo hemos pasado de sistemas en los cuales se decidía centralizadamente qué, cuanto y qué precio producir y consumir (cuotas y control de precios con Velazco y García I) a un sistema de mercado, donde dichas decisiones se deciden libremente por oferta y demanda (de Fumori I a la fecha). En términos de distribución pueden buscarse ejemplos análogos en cuanto a temas de propiedad privada (privatización vs. estatización vs desnacionalización), relaciones laborales, provisión de servicios públicos, etc.

En ese sentido y siendo precisos, el discurso económico de Vargas Llosa era anti-sistema en 1990, en el mismo sentido que lo era Ollanta en el 2006. Curiosamente, el mismo sector que apoyó al primero crucificó al segundo bajo el argumento de ser un candidato "anti-sistema". Este ejemplo ilustra porqué la discusión no debiera limitarse a cuestionas como si se es “anti” o “pro” sistema, sino de tener claro de que sistema se está advocando.

May 24, 2009 at 12:22 PM  
Anonymous Jomra said...

Salud

Con los postulados y definiciones manejados en el artículo, estoy de acuerdo con sus conclusiones.

Lo que me parece más que interesante es esa nueva relevancia de las organizaciones no partidistas en el terreno político-partidista, incluso con discursos alejados del anti-partido (como sería, justamente, Arana).

En Bolivia el convencimiento de los sindicatos y organizaciones agrarias de la falta de partidos representativos (incluso de las vanguardias socialistas y comunistas, más urbanas y clasemedinas) condujo a la creación y victoria final del MAS... ¿Sería posible una versión oenegeera de ese caminar o cuando se da "el salto" se pegarían el batacazo padre?

Me salgo del tema...

Hasta luego ;)

PD: ¿En qué momento VLl no resultó insultante con opiniones distintas a la suya?

May 24, 2009 at 12:46 PM  
Blogger litio said...

Mi comentario completo lo puse aquí:
http://elotrotambor.blogspot.com/2009/05/outsiders-y-antisistemas.html

Mi punto era: no tiene sentido decir de un político que es antisistema económico. Está en todo su derecho de querer desmontar el sistema economico vigente, mas no el sistema político.

May 24, 2009 at 2:20 PM  
Blogger Jorobado said...

Carlos, efectivamente, la variable economica complicaria aun mas el intento de definicion. Habria que ver como se integra al analisis la conceptualizacion que propones. No seria mejor verlo dentro de una tradicional escala ideologica del 1 al 10? En lo demas de acuerdo con Litio. Yo no hubiera podido justificar mejor la eleccion que hice de las dos variables que utilizo en la clasificacion). Una acotacion: es una clasificacion propia, con la que espero ayude un poco a aclarar los analisis.

Jomra, veamos como evoluciona la candidatura de Arana, de la cual habra tiempo para analizarla y seguirla. Al parecer, las ONG tendrian un protagonismo mayor al convencional. Bueno, finalmente el rol politico de las ONG es una evidencia de la fragilidad del sistema politico y de los partidos. Con respecto a Vargas Llosa, mira, yo no estoy de acuerdo politicamente ni con los fujimoristas ni con los humalistas, pero por eso no voy a calificar peyorativamente a sus seguidores. Eso es intolerancia. Y si pues, Vargas Llosa se nos cayo hace tiempo, desde el informe Uchuraccay, creo.

Gracias por sus interesantes aportes.

May 24, 2009 at 4:34 PM  
Anonymous Anonymous said...

"Alberto Pizango (este último de posiciones políticas radicales"
Podrias explicar por que consideras a Pizango radical?

May 24, 2009 at 6:37 PM  
Blogger Jorobado said...

Alguien que se declara en estado de resistencia y rebeldia ante el estado, me parece radical; o no? Es mas, de ser candidato podria construir un discurso anti-sistema.

May 24, 2009 at 6:59 PM  
Blogger Carlos del Carpio said...

A ver, varias cosas:

1. Lo de una variable escala, depende. Con tal que los números de la escala no establezcan una sucesión y se utilicen simplemente para diferenciar sin asignar una valoración (i.e. si ser pro-estatismo es 0 y ser pro-libre mercado es 10, que 10 no sea necesariamente "mejor" que 0 ni viceversa).

2. Estoy en desacuerdo con lo expuesto por Litio. El omitir la variable económica es una simplificación muy costosa y explico porqué: en muchos casos, gran parte del fenómeno político se debe a lo que se dice que se hará sobre la economía. (remember Clinton: it's the economy, blogstar)

¿Ustedes creen que Humala hubiera levantado tanto polvo si, de haber manteniendo su discurso político tal cual lo tenía en el 2006, hubiera tenido un discurso económico igual o similar al de Lourdes o Toledo? (1) No pues. El problema con Humala no era solamente su posición "anti-sistema político", era sobretodo lo que decía que quería hacer en el aspecto económico.

Sobre si pueden ensayarse y romperse muchos sistemas económicos sin dejar de estar adentro del juego de la política, sí. Por eso mismo hay que diferenciar entre ambos tipos de anti-sistema. El razonamiento de Litio refuerza mi punto en ese sentido: Si dos políticos pueden ser leales al sistema político, pero tener posiciones pro y anti sistema en lo económico, con toda seguridad será algo digno de análisis. El framework con solo uno de los tipos, tal como esta ahora, quedará corto.

Respecto a lo de "obligaciones morales", no he dicho nada al respecto en ningún momento. No he dicho si deben o no, o si esta bien o no. Solo he querido poner en evidencia los puntos anteriores.

Saludos a los dos,

____

(1) Imaginen que Humala hubiera sido pro-libre mercado y pro-apertura comerical y hubiera propugnado un manejo ortodoxo de la economía. ¿Hubiera generado las reacciones que generó SOLO por su posición política?

May 24, 2009 at 7:35 PM  
Blogger Jorobado said...

Carlos, me obligas a pensar en un post sobre el "anti-sistema economico". Por que Humala lo es y Keiko no? Me suena a intencionalidad politica (obviamente!) detrás. Veremos.

May 24, 2009 at 7:40 PM  
Blogger marcayuq said...

Hola Jorobado. El tema es bastante complejo y me he animado a responderlo, te copio el primer párrafo y de ahi el enlace para q lo leas en mi sitio si gustas, es demasiado largo como para copiartelo entero x aki:

El tema que plantea el Jorobado en su último post me parece interesante porque me da la oportunidad de desmontar el concepto. No concuerdo con el uso que se le da al término outsider, puesto que me parece que carece de toda utilidad práctica, ya que describe más un posicionamiento coyuntural de determinados actores políticos y soslaya la capacidad que tiene todo régimen político de ir incorporando nuevos actores relevantes.

http://marcayuq.lamula.pe/2009/05/25/el-outsider-ocioso/

May 24, 2009 at 11:19 PM  
Blogger Enrique Patriau said...

Pero quien participa del juego electoral no necesariamente deja de ser un outsider. Más bien, diría que cualquiera con aspiraciones a outsider necesita obligatoriamente del tamiz electoral para legitimarse.

Hablas de Humala. Me parece lógico lo que dices. Él ya no es más un outsider. Acepta las reglas (al menos eso parece) y ha constituido un partido político (medio caótico, personalista, lo que quieras, pero partido al fin).

En realidad mi duda nace con Keiko Fujimori. Ella forma parte del juego político, digamos que formal, pero a la vez sigue yendo por fuera de él. Para empezar, no tiene un partido. Y yo creo que en su lógica política (que es la de su padre), constituir uno no le conviene.

En fin, buen tema. Con los outsiders pasa lo mismo que con los populistas: nadie sabe muy bien cómo definirlos.

Saludos.

May 24, 2009 at 11:32 PM  
Blogger El Guardián said...

Definición de anti sistema:

http://es.wikipedia.org/wiki/Antisistema

May 25, 2009 at 5:22 AM  
Blogger Jorobado said...

Marcayuq, me parece paja la revisión bibliográfica que haces al concepto; y me parece sugerente la idea de hacer el seguimiento a los outsiders en su incorporación o no al sistema político. Ahora yo acoto el concepto por razones básicamente metodológicas: busco una definición clara, mínima, que no sólo pueda aplicarse al Perú sino a otros países.

Enrique, el tema con Keiko en realidad es un problema con nuestro sistema político: no sabemos cuáles son sus límites. Lo otro es el legado del outsider y del anti-sistema no necesariamente se hereda. Yo sería precavido y esperaría un rato para ver cómo evoluciona el posicionamiento político de la heredera del fujimorismo.

Con respecto a la definición de anti-sistema que linkea El Guardian, ésta incluye el componente económico, pero nuevamente hasta qué punto un discurso es anti-sistema y hasta qué punto es simpemente radical dentro del sistema. Se me ocurre incorporar en las próximas definiciones de anti-sistema económico una suerte de "región de aceptabilidad" (Iversen). Por el momento me quedo con la definición de anti-sistema político que es lo que planteo en este post (con las limitaciones que ello implica).

May 25, 2009 at 6:52 AM  
Blogger drugo said...

A ver déjame ver si entiendo. Según planteas un outsider es aquel que irrumpe de improviso en una contienda electoral sin ningún capital político ( organización partidaria debidamente organizado y con representación en el congreso) o social (legitimidad brindada por su participación en organizaciones de la sociedad civil).

Creo que la definición que más se maneja en los medios acerca de un candidato "antisistema" tiene que ver más bien con su posición frente a temas económicos. Desde este punto de vista. Chávez o evo Morales representarían una opción antisistema, ante una economía de mercado.

Sin embargo, si nos restringimos sólo al aspecto político, pues estos dos ejemplos no serian antisistema, pues "aceptan competir" bajo las reglas del sistema democrático.

May 25, 2009 at 9:54 AM  
Anonymous Anonymous said...

¿Por qué consideras a Toledo un insider en el 95?

May 25, 2009 at 10:38 AM  
Blogger Jorobado said...

Drugo, cada vez me convenzo más que el tema económico hay que trabajarlo aparte, ya que me parece que en temas económicos se debe referirse a políticas pro-mercado o a medidas que involucran una mayor intervención estatal. Cuál de los dos es el "sistema" o el "anti-sistema"??? Esa es una "chapa" que cierto sector político está manejando de manera arbitraria y poco rigurosa.

Toledo en 1995 es un caso dificil. Claramente tenía un discurso tolerante a los partidos políticos. En terminos de origen, se sabe que fue un funcionario gubernamental durante el gobierno de Belaunde (1980-1985). En todo caso su capital electoral provenia de su status de funcionario (gubernamental o de organismos internacionales) mas afines a las convenciones políticas.

Gracias por ambos comentarios y preguntas muy sugerentes para afinar los conceptos.

May 25, 2009 at 11:14 AM  
Blogger Franco said...

Mi estimado columnista “ad honorem” de este blog, por la manera como escribes creo que jamás llegaras a tener ni el talento ni la fama de Vargas Llosa, me pregunto yo más bien a que hora te jodiste tu.

May 25, 2009 at 1:49 PM  
Blogger Jorobado said...

Franco, franco que no quisiera tener ni el talento ni la fama de Vargas Llosa. La ficción no es lo mío.

May 25, 2009 at 1:54 PM  
Anonymous Anonymous said...

hola "jorobadito", un saludo desde el barrio, "lima este", no pretendo "gastarme" en debates teóricos y demás vainas, total los medios de comunicación van a "inflar" el candiato que mejor les parezca y ganaran. Solo te recuerdo que la campaña por el "voto blanco" de Jayme Bayly y Alvarito Vargas Llosa(jejeje, a los 2 los jodian de cabros) fue el 2001 para la 2da vuelta entre Toledo y Alan. claro que en 2006 "la bayly" se olvidó de todo y tomó su diazepan, alvarito desapareció ¿donde estará? saludos y sigue posteando eres tan necesario como las mototaxis que me llevan a la chamba :P

May 25, 2009 at 2:37 PM  
Blogger Jorobado said...

Habla barrio, qué tal confusión. Ahora mismo lo corrijo. Gracias por el dato. Saludos a la gente del mercado Ceres, pes..."este domingo, este domingo..."

May 25, 2009 at 2:50 PM  
Anonymous Jaime Del Castillo said...

¿Que pasó Jorobado?, ¿Porqué no publicaste mi post?.

May 25, 2009 at 4:29 PM  
Blogger Jorobado said...

Manda nuevamente tu comentario, Jaime, no me llegó nada...seguro fueron fallas del "sistema"

May 25, 2009 at 4:34 PM  
Anonymous Friki Político said...

mucha letra.

en resumen, al viejo marito algo le esta afectando ser talgo cercano a ala. q justamente estaba entre el y humala en esa eleccion entre el sillau y el cangrejo.

May 25, 2009 at 7:13 PM  
Anonymous LuchoApaza said...

Es que se pone bien dificil definir al "antisistema". Ollanta no es "antisistema", sino que le ponen ese nombre porque ataca y rechaza el actual modelo economico. Pero al elaborar ya un partido politico ha entrado al "sistema" politico, ojo que gran parte de la izquierda criolla que ha entrado a su grupo le ha mostrado que es util tener un partido politico, caudillista o no, pero un partido organizado y jerarquizado... mas bien sospecho que Keiko Fujimori sigue en plan antisistema pues por tactica no le conviene elaborar un "partido" politico, sino un movimiento populista "presuntamente espontaneo", pero ella si se mantiene firme en no cuestionar el modelo economico (imposible, su propio viejo lo impuso).
Entonces ¿antisistema? Depende eso de lo que a uno le guste defender como "sistema" y si consideras al termino como peyorativo o no (facil alguno desea ser el "nuevo antisistema" para ganar votos)

May 25, 2009 at 7:44 PM  
Blogger Erick García said...

Ta que ya se jodio el debate hablando de si MVLL es o debe ser...

May 27, 2009 at 10:34 PM  
Blogger jca said...

Creo que desperdician espacio sobre si son "in" o "out". El problema central de los miedos anda por el tema economico (en el caso de Keiko ojo que corrupcion= carga economica). Desde Vietnam y China, pasando por España e Inglaterra y terminando en Brasil y Paraguay todos van aplicando grados más grados menos la misma direccion economica. Aqui las alarmas saltan porque genera miedo escaparse del rumbo mundial para "aventurarse a aventuras" sin futuro. Podria concluir tal vez que una aventura sin futuro seria el populismo, no si se elige ser de derecha o de izquierda. En otras palabras si el rango mundial va de -10 a +10 los paises que avanzan estan aplicando un rango -digamos- desde -6 a +6... mas alla o mas aca seria peligroso (involucion). El Humala que suponemos andaria por -8 (populismo a lo venezolano) y la fujimorista por +8 (capitalismo salvaje de los 90 y -no olvidarse- corrupcion salvaje de los 2000).

May 28, 2009 at 3:34 PM  
Blogger Jol said...

Solo una variable.

Sabes si Tanaka volverá a PUCP para el curso de comparada. ¿Puedes preguntarle? También vale que hagas especulaciones en caso no sepas.

Gracias, jorobado Carlos.

May 30, 2009 at 4:11 AM  
Anonymous Anonymous said...

Y qué otro nombre aparte de "insensatos" se le puede llamar a los ciudadanos que votarían por el fujimorismo. En este país lleno de asnos, el voto debería estar secularizado, y no me refiero a la gente de provincias, sino a la misma Lima, todas sus clases están corrompidas por el pragmatismo y la falta de ética.

Saludos

LA momja que te quiere más...lejos

June 8, 2009 at 6:31 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home