Saturday, June 12, 2010

Más allá de Bagua...

La semana pasada se cumplió un año de los acontecimientos de Bagua, que a pesar de los informes tanto del Ejecutivo como del Legislativo todavía dejan muchas interrogantes. El esclarecimiento de los hechos es aún una tarea pendiente, mientras que los esfuerzos de ambas comisiones se han centrado en la necesaria designación de responsabilidades tanto políticas como penales (obviamente, cada una defendiendo sus fueros y sus intereses). De otro lado, sectores progresistas de la "sociedad civil" han salido a conmemorar estos hechos, exigiendo justicia y mayor respeto a los derechos de los "históricamente excluidos". Creo que aunque es necesario, por ejemplo, conocer y juzgar la cadena de decisiones tomadas por la Policía para tan nefasta intervención en la "Curva del Diablo" o resolver las acusaciones de sedición que Alberto Pizango lleva consigo, es fundamental plantearnos preguntas de fondo.

¿Qué hacemos para evitar que esto se repita? Mirar Bagua dentro del contexto de una década de conflictividad social, la cual ya nos cansamos de calificarla de fragmentada y desarticulada. ¿Cómo explicamos que luego de la caída del autoritarismo se haya iniciado una escalada de protestas sociales que parece no tener fin? ¿Qué pueden decirnos los intelectuales "orgánicos y comprometidos" más allá del "usual suspect": "Es que no hay Estado"? Ya sabemos que nuestro país se ha construido a partir de la exclusión de sus mayorías, que no hay partidos representativos, que la intermediación política es un fracaso. Primicia. De acuerdo, estimado sociólogo-mente-brillante, con ello ya hemos cautivado a las almas sensibles que se alocan por encontrar la justificación académica para echarle la culpa a la colonización, al APRA, a Alan García, al neoliberalismo, a Fujimori, al gato negro que se le cruzó mientras manejaba por Dasso. Pero, ¿qué hacemos?

El asunto de fondo es cómo convertimos las protestas en representación. Los conflictos sociales son, en el fondo, demandas sociales insatisfechas, y en tanto éstas logren convertirse en plataformas políticas viables, esa brecha de crisis de representación que repetimos hasta el cansancio podrá acortarse. Pero nuestras élites políticas se han quedado en un país pre-ajuste y se confiesan inútiles para representar al ciudadano peruano del siglo XXI. Y ese ciudadano no eres tú, compadre, que paras todo el día en Facebook, sino el campesino que vive al lado de una explotación minera, el amazónico que de un día al otro se encuentra con un pozo petrolero al frente suyo, pero también es el mototaxista que trabaja en las afueras de las paraditas, el chofer de combi que se pelea por 10 centavos. Bagua importa sobre todo si no dejamos de preguntarnos cómo hacemos para construir un país viable sin que nos cueste tanta sangre.

Publicado en Correo, el 12 de Junio del 2010.

Bonus track: Entrevista en La Hora N sobre conflictividad social.

Labels:

5 Comments:

Blogger Erick García said...

Ya pe, cuando????

June 12, 2010 at 10:01 AM  
Anonymous Anonymous said...

Un poco repetitivo ya ¿no? Creo que has criticado el "no hay estado" más veces de las que sido formulado (que son hartas)

June 13, 2010 at 3:06 PM  
Anonymous Lelo said...

vota x mi y te acepto como amigo en mi facebook

June 14, 2010 at 1:18 PM  
Anonymous Anonymous said...

LA SELVA NO SE VENDE,LA SELVA SE DEFINDE




Baguino residente en Lima.

June 15, 2010 at 2:27 PM  
Anonymous Dario Enriquez said...

Y que tal si intentamos "algo" reformando el sistema de eleccion, llevandolo a circunscripciones cerradas en las que se elige uno u solo un representante; asi se elimina el voto preferencial y todos los que ingresan el Congreso serian pares entre si, representando a circunscripciones con cantidad de votantes similar
Hoy hay parlamentarios que llegan con casi un millon de votos preferenciales y otros que no llegan ni a cinco mil
Rapidamente, con 18 millones de electores y 120 curules, tendriamos cirunscripciones electorales cerradas de 150,000 votantes. Se elige a uno y solo un congresista.
Algo ayudariamos a mejorar la representatividad? Logicamente los candidatos deben VIVIR (no trabajar, tener una propiedad o contar con una entre multiples "direcciones", sino VIVIR en la circunscripcion).
De paso colocamos en el debate la segregacion espacial (en centros urbanos), hagan un grafico nomas de donde viven los parlamentarios y no pasan de cuatro o cinco distritos "exclusivos"
Que se dispersen un poco mas también podria ponerlos mas en contacto con la realidad de cada zona
O no?
Sé que no es lo unico ni lo mas importante a hacer ... pero si algo podemos hacer, quizas sea eso

Saludos cordiales
Dario Enriquez

June 19, 2010 at 10:19 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home