Saturday, February 12, 2011

En busca del "issue" perdido

En las últimas semanas hemos visto cómo los candidatos a la Presidencia han intentado colocar algunos temas de agenda ("issues") en el debate electoral. Toledo tuvo la iniciativa (con idas y vueltas) al referirse al aborto, al matrimonio homosexual y al consumo de drogas. Este último tema ha sido utilizado por los demás candidatos en su contra, lo que nos llevó a la peluquería. Mientras que para algunos analistas estamos viviendo la emergencia de un debate electoral en torno a temas de "países desarrollados" (una suerte de prematuro avance hacia ideales postmateriales), lo que en realidad tenemos es un torpe deambular de candidatos buscando despertar simpatías a como dé lugar.

Un "issue" no puede ser cualquier tema, por más que éste sea polémico en cualquier otro lugar (para empezar, el matrimonio del mismo sexo ya no lo es en Estados Unidos). Los "issues" políticos más poderosos requieren al menos dos requisitos: que expresen de mejor manera las rupturas sociales, de modo que puedan generar identidades colectivas, y que el electorado tenga alternativas que elegir entre plataformas políticas que expresen esa división. Para la primera condición se requiere politizar una división social, pero los analistas-fonavistas (entiéndase aquellos que venden ilusiones al pueblo) sólo ven clase social, cuando existen otras divisiones posibles: religión, centro-periferia, región de procedencia, matrices culturales distintas. Para la segunda, es necesario que los candidatos den a elegir plataformas distintas. Algo que hasta el momento no sucede en el caso de los "issues" sociales mencionados.

Lo interesante es que en aquellos temas donde sí existen alternativas políticas distintas, y donde los analistas-fonavistas han visto, desde chiquitos, una división entre ricos y pobres, no existe tal alineamiento político. Me refiero al modelo económico. Y vuelvo a mi columna anterior: por más que existe un 38% de la población (PUCP) que busca cambios radicales en la economía, este porcentaje no se traslada al único candidato crítico al sistema económico: Humala. De hecho, entre los que quieren un cambio radical, Toledo, Fujimori y Castañeda (27%, 20% y 17%, respectivamente) sacan más votos que el candidato "antisistema" (15%). ¿Cómo se entiende esto? Sinesio López considera que es una "temporal disonancia cognitiva y política" por la que pasa el electorado peruano. Lo que no se da cuenta el ex director de la Biblioteca Nacional durante el gobierno de Toledo es que el 2006 ya pasó hace rato, y que en una democracia volátil los clivajes se activan y desactivan con facilidad, y no necesariamente lo que funcionó hace cinco años (o lo que funciona en la teoría marxista) es aplicable siempre. El problema es que los intelectuales orgánicos humalistas y toledistas no han encontrado el "issue" perdido. Quien lo encuentre, avise y celebre.

Publicado en Correo el 12 de Febrero del 2011.

Labels:

3 Comments:

Anonymous lucho apaza said...

Es muy dificil que, en un electorado habituado a caudillos y volatilidades como es el peruano, un "issue" ideologico tenga la fuerza de concentrar la opinion publica. Y el cambio de modelo economico no parece generar esa fuerza todavia, peor aun si falta apenas mes y medio para la primera vuelta.

No te rias Jorobado. Sinesio firmo el comunicado de "apoyo a Ollanta" de mediados del 2010... con un 12% a mes y medio de las elecciones es logico que a Sinesio le moleste saber que las masas no se muestren dispuestas a seguir (léase "obedecer") sus ideas y motivaciones. Se repite la falacia: "Si el 38% pide cambios radicales entonces ese 38% votara por Ollanta de todos modos" ¿Tan facil? Hay una buena observacion tuya: la volatilidad del elector no permite "calcar" escenarios politicos del pasado ¿algun analista pensó en febrero 2010 que Susana Villaran seria alcaldesa de Lima?

February 12, 2011 at 2:56 PM  
Anonymous alberto grast said...

No entiendo bajo qué criterios el consumo de drogas, los derechos legales (unión civil) o el aborto pueden ser considerados "postmateriales". Para ti serán una ocurrencia de campaña, una forma de "vender ilusiones al pueblo", pero sorprende que alguien que se jacta de sus raíces populares no reconozco en estos problemas cotidianos los de millones de peruanos. Mucho sarcasmo, pero tratas de falsos "issues" cosas que afectan hartas vidas. ¿O en tu barrio no había adolescentes con hijos no deseados, jóvenes metidos en drogas, homosexuales discrimados?

February 13, 2011 at 11:55 PM  
Anonymous Anonymous said...

Diccionario del Jorobado:

Letra A.

Analistas-fonavistas.- Entiéndase aquellos que venden ilusiones al pueblo.

Que buena!!

February 18, 2011 at 1:50 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home