Saturday, April 9, 2011

¿Ya aprendió la lección?

Estimado candidato presidencial, candidato wannabe, political bróker, o empresario-yo-adopto-a-un-candidato: la culpa no la tiene PPK, que apareció de un momento a otro. Tampoco los errores de Toledo. Ni Castañeda que no quiere renunciar. La absoluta responsabilidad de que el candidato de sus sueños se quede vistiendo santos es del ingenuo pragmatismo con el que asume la práctica política. Porque espero sinceramente para su bien y el de todo el país que ya se haya dado cuenta de que en política no se puede vivir sin partidos.

¿Qué explica que los que encabezaban las encuestas al inicio de la campaña muy posiblemente aparezcan mañana entre los coleros? ¿Cómo entender que quienes iban muy atrás y que casi dábamos por descontados tengan aspiraciones reales de pasar a la segunda vuelta? ¿Por qué esta volatilidad tan loca, inusitada, sin explicación aparente por donde se la mire? Perdonen, pero ahí sí creo que los politólogos lo hemos venido diciendo desde hace un buen rato: no hay partidos. Y hace poco nomás calificamos al actual proceso como "elecciones sin partidos". Ello implica que casi ninguna organización política tenga el elemento fundamental de toda elección: militantes. Alberto Vergara me lo comenta por chat: ¿te has dado cuenta de que son las primeras elecciones sin el APRA ni el PPC? (su participación en el "sancochado" es secundaria).

Que no exista militancia ni membresía política significa que los individuos no se sienten parte de ningún proyecto político. Por lo tanto, en un lapso de tres meses, cualquiera puede pasar de Humala a PPK, o de Castañeda a Toledo sin chistar, dependiendo del último gesto, grito, cambio de look o uso y abuso de la mascota de turno que haga el candidato presidencial. Precisamente por eso, mientras todos tratan de sobrevivir en arenas movedizas, Keiko Fujimori pasa piola porque ha logrado revivir a los seguidores de su padre, a esa señora de comedor popular que todavía le agradece al ex presidente y ahora no duda en gritar "China, China, China". Ese 20% es, quizás, lo único seguro en esta neblina electoral.

Por lo tanto, ya sabe Usted, amigo con aspiraciones de sillón presidencial. Póngase a trabajar desde ahora. No se ilusione con reencarnarse en el outsider de moda, sino en crear un proyecto serio. Y Usted, financista de sus amigos, asustado por el antisistema de turno, invierta donde haya un proyecto mínimo de organización. Ojo que tampoco vamos a tener los partidos old-style, pero sí intentos que duren más de un verano o una campaña presidencial. ¿Ya sabe por qué Alan García está tan confiado para el 2016? Porque tiene lo más preciado en este desierto político: el APRA, pero sobre todo, tiene apristas.

Publicado en Correo, 9 de Abril del 2011.

Labels:

6 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Buena Melendez, excelente post. Una pregunta, cómo ves tú la existencia de Perú Posible? Es lo más cercano que tenemos a un partido? Mucho amigos míos, politólogos incluídos, se inscribieron el PP hace más de un año porque, según su evaluación, PP pasaría a ser lo más cercano a un partido después del APRA (con extensión en todo el territorio, con facciones, multiclasista, con liderazgos -por el momento incipientes- distintos al del caudillo Toledo).
En fin, sé que una prueba de fuego fueron estas elecciones, sin embargo creo que también este tipo de alientos son de largo plazo.
Saludos

April 9, 2011 at 5:20 PM  
Anonymous Dario said...

PERU POSIBLE no existe y aunque en el Peru no hay cadaveres politicos, Toledo no creo se recupere facil ni rapidamente de la derrota electoral. Sin duda, por las cosas que han venido sucediendo, la chakana sera la gran derrotada de la jornada

April 10, 2011 at 12:58 AM  
Anonymous Dario said...

Aunque en version chicha, Peru ya tuvo su revolucion social en los 70s y su revolucion economica en los 90s. Lo que necesitamos ahora es una revolucion politica (institucional ????). No importa, otra vez en version chicha nomas, a la peruana. Paradojicamente, los herederos politicos de esas dos revoluciones, los dos chinos autoritarios de nuestra historia reciente, Velasco y Fujimori, son los que tienen expedita la chance de tomar el poder en el 2011. Y ninguno tiene en mente trabajar el tema institucional.

Saludos pesimistas
Dario

April 10, 2011 at 1:02 AM  
Blogger Enrique Prochazka said...

El Apra era lo más parecido que teníamos a un partido, y cuando empezó a declinar el PPC quedó como lo más parecido que teníamos a un partido. No porque hubiera hecho nada para ganarse esa vaga semejanza. Ante su crisis, Perú Posible (esa especie de Acción Popular desdoctrinado, jajaja)queda acaso como lo más parecido que tenemos a un partido. Nuevamente, no por su esfuerzo: por la debacle ajena. Y ahora PP no es más que una lista de acreedores... y acreencias que están siendo negociadas con Humala. Que mi puerto, que la carretera, que el ministerio o la reguladora.

Pero el propio post de Menéndez y alguno de los comments expresan que, en buena cuenta, Keiko está allí donde está porque la defiende y soporta lo más parecido que tenemos a un partido: en sus gestos, distribución nacional, lealtades, esa cosa multiforme que genera el fujimorismo cada vez que huele urnas ES un partido político. Eso es lo que queremos? Porque eso es todo lo que se necesita para llegar, aparentemente. Cero programa concertado con las bases, cero ideología, cero representación.

Nuevamente, Menéndez asegura que no hay, no puede haber, política sin partidos. Lo que yo veo es que de hecho la hay, aquí está, esta es. Quizá la ciencia política tenga por necesario, o deseable, que no se denomine democracia a esta cosa sin partidos que tenemos. Pero entonces dígase que no hay democracia sin partidos. Porque política, sí que la hay.

April 14, 2011 at 3:35 PM  
Blogger Enrique Prochazka said...

Hola Carlos, disculpa mis errores con tu apellido. Escribí muy aprisa y no me di el trabajo de comprobarlo. No volverá a suceder.

April 14, 2011 at 3:38 PM  
Blogger Carlos Meléndez said...

Enrique,

Claro que puede haber política sin partidos! Sin partidos, sin embargo, la política se vuelve este reino de la incertidumbre y de la volatilidad. Mas bien el Perú es un caso, no unico, de democracia sin partidos (al igual que Ecuador, Guatemala, etc), lo cual es tremendo tema a investigar para cientificos sociales en general.

Saludos,

pd. Pucha, como si mi apellido fuera tan complicado de escribir como el tuyo ;)

April 14, 2011 at 4:27 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home