Tuesday, October 30, 2012

Conflictólogos


No es ningún misterio que la conflictividad social es el fenómeno que ha concitado la mayor atención en lo que va del siglo XXI peruano. Se ha convertido en un vocablo recurrente de políticos, periodistas, encuestadores y ciudadanos de a pie. Para un 30% de consultados a nivel nacional, por ejemplo, es la principal razón para desaprobar la gestión de Ollanta Humala. Es más, nunca antes los empresarios han estado tan concernidos por comprender el comportamiento político de los que toman las calles.

Este inesperado interés por entender al peruano-Conga-No-Va ha generado la reproducción milagrosa de especialistas en conflictos sociales. Los conflictólogos –esa suerte de “senderólogos” del boom minero— son el producto de la demanda de élites políticas y económicas perdidas en la confusión. Son requeridos para saciar artificialmente la exigencia de un “dueño del Perú” por comprender la realidad social en un power point. Para muchos de sus clientes, constituyen la promesa de un curso acelerado de sociología política urgido por la ignorancia antes que por la culpa.

El problema con este tipo de experto es que, por más que ostenten títulos de post-grado, su oficio no es académico. De hecho, en un atentado a la rigurosidad metodológica, reducen un fenómeno complejo (las relaciones entre la sociedad y la política) a un objeto de estudio superficial (“protestas anti-mineras”) a la medida de sus limitaciones. Por lo tanto sus análisis no trascienden la epidermis de la realidad. Sus aportes –y peor aún sus recomendaciones—conducen a decisiones equivocadas; con suerte, inútiles. 

La mayoría de sus recetas merecen formar parte de una antología de insensateces y, en el mejor de los casos, de lugares comunes. ¿Cuántos empresarios han sentido el sinsabor de la estafa cuando las consultorías terminan con resúmenes ejecutivos que se sintetizan en “es un problema de comunicación” o el aclamado “hace falta diálogo”?  Desde publicistas que preparan guiones para comerciales de televisión hasta consultores en seguridad que chuponea las comunicaciones de operadores políticos entran en esta tragicomedia de sobre población de versados y ausencia de respuestas.

La responsabilidad de esta situación es compartida con la academia tradicional. Anquilosada en su ensimismamiento, ha perdido la vocación de generar explicaciones ambiciosas ante una realidad que desafía el rol de los intelectuales. No se procesa evidencia empírica sistematizada sobre las transformaciones de un país en crecimiento económico pero desinstitucionalizado políticamente. Las estadísticas sobre conflictos sociales sirven tanto como una encuesta que se pierde rápidamente en el titular de un periódico de ayer.

Pero sobre todo, se ha abandonado la disposición por la reflexión pública, por el debate académico serio y profesional, comprometido con la producción de conocimiento que trascienda las consultorías y las salas de reuniones con las gerencias sociales de las empresas contratantes. El reino del conflictólogo –o del hiper-especialista de asuntos superficiales—es, en cierta medida, el fracaso de las ciencias sociales por entendernos.

Publicado en El Comercio el 16 de Octubre del 2012.

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home