Sunday, March 16, 2008

¿Por que odiamos tanto a Castañeda?


Desde hace algún tiempo vengo haciéndome esta pregunta. Intelectuales, analistas y bloggeros –incluyendo una mesa verde en el IEP con regidores de oposición—vienen descargando severas críticas a la gestión del actual alcalde, como dice El Morsa en temas tan disímiles y amplios como “los árboles, las playas, la ciudad carretera, las piletas”, a lo que se suma la via Expresa (Paredes), el empleo de la legislación edil (Tanaka) y obviamente las revisiones técnicas (Godoy). Si la gestión de Castañeda es tan mala, por qué los limeños lo quieren tanto? Por qué es actualmente el precandidato con mayores probabilidades presidenciales? Es que los limeños somos tan brutos que nos quedamos tranquilitos con cemento, piletas y escaleras solidarias? Recuerdo que por el 2005, el cronista parlamentario y showman de las TeleFerias, Martin Acha Fiorani, tenía un programa en un canal de alcance medio (Canal 52?) que se centraba en las primigenias críticas al alcalde, y solía terminar su programa con la frase: “Castañeda, el pueblo te repudia”. Es así? El pueblo repudia a Castañeda? O son solamente Martin Acha Fioriani y los críticos citados los que movilizan razones para cuestionar la actual administración?

Se me ocurren dos razones que explican esta avalancha de críticas:

1. La relativa “despolitización” de la administración edil (en comparación con sus antecesores). Quizás la gestión de Castañeda sea tan ineficiente como cualquier otra. Pero se ha abierto como flanco político criticable. Durante los ochenta, cualquier tipo de cuestionamiento edil era politizado en términos ideológicos y se leía en clave nacional. No es casual que los gobiernos ediles de Lima en los ochenta estuvieran en manos de AP, IU y el APRA. Cualquier crítica a la gestión del alcalde limeño, tenía que leerse en clave de la partidocracia. Mientras que en los noventa, cualquier ataque al sillón edil era fujimorista, ya que como recordarán tanto Andrade como el mismo Belmont fueron en su momento centros de oposición al autoritarismo del “chino-rata”. Políticamente, Castañeda está descubierto (Solidad Nacional es su mancha de amigos, Unidad Nacional una piedra en el zapato, Alan García le hace gestos para que mucha rabia caviar se vaya hacia su vecino), su gestión no está politizada (“no es el primer alcalde socialista, ni aprista” ni es “un bastión contra el autoritarismo” como sus antecesores), y por lo tanto las deficiencias técnicas de su gestión son más evidentes y más mundanas a la vez, es decir, más de administración urbana: que las piletas, que los buses de la vía expresa, que no me corten mi árbol… y ya no leídos en el eje izquierda-derecha o democracia-autoritarismo. Bienvenida la era de la “despolitización de la administración edil” (ojo: en términos relativos con sus antecesores).

2. Quiénes son, dónde están, los alcaldes de IU? Alguna vez Alberto Vergara hizo notar que una muestra de la elitización de la izquierda era que sus candidatos presidenciales recientes (Susana, Javier) sólo sacaban votos en Miraflores, cuando alguna vez lo hacían mayoritariamente en los “sectores populares”. Entre 1980 y 1992 (ver cuadro), Izquierda Unida era el hegemónico dominador de la política edil en los barrios populares. Pero dónde quedó esa tradición de trabajo edil participativo, de CUAVES, de invasiones, de Vasos de Leche? Dónde quedó la tradición de Azcueta en VES, de Arnulfo Medina en Comas? Nowhere. Por el contrario, si vemos la evolución a partir de los noventas, se evidencia el paulatino crecimiento y dominio de la “derecha” en los dominios, en teoría, populares de la izquierda. Es finalmente la escuela de Bedoya Reyes –el hombre de la Vía Expresa—a partir del PPC y sus disidencias (Somos Perú, por ejemplo, el mismo Masías en Miraflores ahora, entre muchos), los que terminan imponiendo su lógica de administración edil en la ciudad de Lima, desde las zonas pitucas hasta los conos. La tradición izquierdista en la administración edil –participativa, social-ideológica—se ha perdido y se ha impuesto la más pragmática y efectista, pero no por ello más deficiente. Parte de la crítica política a Castañeda, me parece, viene de los herederos de esta tradición progresista que ve crecer Lima bajo otros cánones ajenos a sus convicciones. Bueno, siempre les quedará San Bartolo, no?

Lo que nunca podré descifrar es por qué Martín Acha Fiorani detesta tanto a Castañeda.

Labels:

12 Comments:

Anonymous jorge m said...

Hola Carlos. Apuntaría a lo que refieres diciendo que el hecho que Castañeda se haya despolitizado no le garantiza una elección presidencial exitosa ni una reelección municipal más per se. Recuerdo claramente que Andrade perdió la alcaldía de Lima un par de semanas antes de las elecciones: con el lema "no a la reelección" y el tema de la via expresa mal construida de la Javier Prado, se bajaron al tío en una. Y eso que su aprobación como alcalde siempre promedió el 50% (ya quisiera Alan tener algo así ahora) Saludos, Jorge

March 17, 2008 at 5:44 PM  
Blogger Jorobado said...

Hola Jorge. De acuerdo contigo. Creo que la relativa despolitizacion de la gestion edil ya viene desde los ultimos anios de la ultima gestion de Andrade. Precisamente, mucho del exito de Andrade, en su momento, se debia a que existia Fujimori y el terminaba siendo una suerte de victima del autoritarismo y paladin local de la democracia. Cuando, Fujimori cae, empiezan a develarse los flancos mas tecnicos y administrativos de la gestion edil. De ahi su caida con un discurso tan sencillo como la via exprea de Javier Prado y no a la re-eleccion. El porcentaje de tiene Castanieda ahora no es garantia de nada, efectivamente. Saludos.

March 17, 2008 at 6:16 PM  
Anonymous Anonymous said...

No estoy tan de acuerdo. Castañeda me parece un alcalde ineficiente, más allá de su tendencia política - o falta de ella.

No vivo en un cerro y quizás por eso no aprecio sus escaleras. No pertenezco al estrato social A ni al B así que no podré ir a San Bartolo. Soy sólo un ciudadano común y corriente al que las piletas le parecen un desperdicio, el no querer hablar con nadie signo de altanería y el hecho de que temas como el de la revisiones técnicas, los semáforos de la avenida Canadá y los problemas de la vía Expresa se le escapen de las manos una muestra objetiva de que el cargo le queda muy grande al buen Lucho.

March 18, 2008 at 3:52 PM  
Blogger Jorobado said...

Estimado anonimo: Usted pertenece al 17% de ciudadanos que no aprueba a Castanieda.

Lo que trato de resaltar en mi post es el desbalance que hay entre la alta popularidad del alcalde (comenzo en 48% de aprobacion en enero 2003 y en vez de bajar como sus antecesores ha subido al 83%!!!) y el cargamonton de criticas que le caen encima.

Lo que intento de responder no es si es eficiente o no (no vivo en Lima como para tener una opinion de ciudadano promedio), pero si leo las criticas y no deja de sorprenderme que esos cuestionamientos no se traduzcan en descontento mayoritario (no lo incluyo obviamente) de los limenios, que en su mayoria parecen contentos con su alcalde de ciudad-para-carros, sin revisiones tecnicas, con obras lentas....etc. Es sorprendente.

Gracias por visitar mi blog.

March 18, 2008 at 4:24 PM  
Anonymous GUSTAVO ESPINOZA SOTO said...

Luis Castañeda Lossio: hasta en la sopa
Hay un abuso indiscriminado, por parte de muchos alcaldes del país, de utilizar recursos de sus arcas para publicitarse de forma descarada, y lo hacen de forma disfrazada para evadir el control, claro, por ejemplo exigiendo a la empresa constructora que ganó la licitación – la ganó previa coimisión, lo cual es tema para un próximo articulo- colocar un gran cartel donde se promociona la obra y la vez el nombre del alcalde, esto con miras a una posible reelección el 2010 o quizás ser Congresista de la República de su región o posible Presidente de la Republica, es una práctica antigua no buscar la institucionalización y la eficiencia del gobierno local o regional del cual uno tiene a cargo como autoridad elegida, sino sólo buscar un figuretismo personal a costa de los recursos del gobierno local o regional. Es pertinente que el Congreso de la República norme sobre esto a partir del exceso de algunos alcaldes, a los cuales se les está sumando algunos presidentes regionales, cuyo caso extremo y más representativo es Luis Castañeda Lossio, alcalde de Lima. En los avisos del Hospital de la Solidaridad: Luis Castañeda Lossio, alcalde de Lima; en las boletas que emiten los Hospitales de la Solidaridad: Luis Castañeda Lossio, alcalde Lima; en sus avisos de obras en los diversos conos de Lima: Luis Castañeda Lossio, alcalde Lima; en los peajes: Luis Castañeda Lossio, alcalde Lima; "Trabajando de Noche":Luis Castañeda Lossio, alcalde Lima . “Luis Castañeda Lossio, alcalde Lima” se ha convertido en una frase omnipresente; no hay donde su nombre no esté, y lo peor es que la construcción de estas obras tienen una demora adrede con la finalidad de seguir promocionando el nombre del alcalde en perjuicio del caos que ocasionan en el tráfico. Seguido de cerca está el alcalde de San Martín de Porres, de San Juan de Lurigancho, y en las otras regiones del país son más descarados aun, basta ir a ciudades como Huaraz, Trujillo, y su ciudad también estimado lector... Pero, ¿esto es justo para las posibles alternativas de gobierno municipal o regional el 2010?, ¿es justo para el sistema democrático esta manera de proceder de estos sinvergüenzas?, ¿no es acaso una regla de la democracia, la alternancia del poder, la justa electoral con reglas claras y con un juego limpio?. El Congreso de la República está obligado a normar sobre esto, lo cual a mi modo de entender no es una ley cualquiera, es una ley que busca fortalecer el sistema democrático y acabar con estas mañas de nuestras burundangueras autoridades criollas.
Gustavo Espinoza Soto
98906752
http://gustavoespinozasoto.blogspot.com/

March 19, 2008 at 7:25 AM  
Anonymous Anonymous said...

Castañeda Lossio es el peor alcalde de Lima pero con la mejor maquinaria publicitaria. Hasta ahora se hacen documentales de las piletas del Parque de la Reserva mientras que las de la Plaza Italia están abandonadas. A veces me da la impresión que sus reportajes fueran en realidad publirreportajes.

En transporte no ata ni desata. No combate a las combis de Lima es más les sigue dando licencia (Si no creen, miren los letreros en las combis de SE RECIBE UNIDADES), siguen las combis de Huarochirí que dicen ir de Lima a los Anexos 14, 22 y 8 de Jicamarca ?Qué es eso que no lo encuentro en mi mapa? o a Collanac (existe un sitio con ese nombre en Lima?). Cierra a la vez la Via Expresa y la Av. Arequipa. (Cual es la ruta alterna? Republica de Panama?, la Av. Militar?) La Via Expresa la debio terminar el 28 de febrero (ver Peru 21 o la República de Abril del 2007)pero no contento con no terminarlo comete fraudes y cancela las licitaciones para buses articulados. O en realidad tenía razón Vladi cuando le decía "Nerviosón"?

March 23, 2008 at 6:48 PM  
Blogger Mirko Miano said...

mi estimado jorobado, te cuento que estàs equivocado, Castañeda SÍ está politizado y te lo explico: desde que fue elegido alcalde, las miras de èl y sus chupes, han sido preparar la campaña presidencial, lo sé de primera mano, pues fuí asesor de la municipalidad y sé cómo trabajan, de ahí las escaleras, los hospitales de la "solidaridad" que dicho sea de paso llevan el nombre de su partido y su firma en toooooooodoooooooos los letreros con los que inundan Lima, es decir, hace publicidad con NUESTRA plata, sé por ejemplo que las obras deben ser sólo en lugares que "se vean" si una calle está "escondida" no la arreglarán nunca, no importa que esté destrozada, sucia, etc. no lo haràn por que "nadie se va a enterar" por eso deben ser en grandes avenidas,donde pase más gente mejor, para llenarla de letreros con la firma de Castañeda, también que las obras se retrasan adrede para inaugurarlas cuando les sea favorable. Hace poco Castañeda tuvo que ir al congreso a dar explicaciones, al día siguiente ¡OH COINCIDENCIA! anunciaron que los beneficiarios del conjunto habitacional "LA MURALLA" podían ocupar sus viviendas, obviamente hubo reportajes en los noticieros donde los emocionados vecinos no se cansaban de agradecer a Castañeda...
De verdad no entiendo su aprobación..
Mirko

April 12, 2008 at 2:04 PM  
Blogger Jorobado said...

Estimado Mirko, cuando me refiero a "politizado" no me refiero al uso politico que hace de la gestion (que es indudable sobre todo con los argumentos que das), sino a su discurso politico: el discurso politico de Castanieda no es "politizado" (sus obras al parecer si) al nivel que estaban los discursos ediles de Barrantes y Del Castillo (socialismo y aprismo) y de Belmont y Andrade ("democraticos" contra Fujimori). Castanieda le evade a una definicion politica discursiva, aunque todos sabemos, mejor tu por haber trabajado cerca, de sus reales intereses. Gracias por tus comentarios y por visitar el blog.

April 12, 2008 at 2:27 PM  
Anonymous Sultan de oman said...

Castañeda Lossio, ya hubo 3 accidentes en menos de 24 horas de inugurado "parte" del Intercambio Vial Habich.

Hoy en la mañana pasé por el Puente Santa María y lo vi colapsado, lleno de carros (no permiten el ingreso del transporte público por ese puente).

Sin embargo lean Perú 21 de hoy (08/05) y verán una publicidad de una página completa dedicada al paradero de los buses en el Paseo de los Héroes Navales (según las fotos, han hecho las escaleras y los cascos de los kioscos que se instalrán dentro (sin embargo, después despotrica de los bodegueros). Así que saquen sus conclusiones de cómo Castañeda maneja a la prensa.

May 8, 2008 at 6:49 PM  
Anonymous revistaoiga said...

Castañeda, "hombre de confianza de Fujimori" o sorry "que ocupo un cargo de confianza politico en su gestion en el IPSS", tiene muchas cosas que decir... pero es mudo.

Lamentablemente, todos los medios viven de la publicidad, sea esta privada o del estado. Nombres como Oscar Dufour se vienen a la memoria, para recordarnos hasta donde esta embarrada

August 30, 2008 at 10:57 AM  
Anonymous Anonymous said...

"Tu henvidia es mi pogreso". Asi, con faltas de ortografía, escritas en gotica sobre la parte trasera de las combis, se pasean miles de máximas kish que han convertido Lima en el paraiso de la huachafería. En ese contexto nada mejor que un alcalde como Castañeda, gris, opaco y mediopelin para cerrar el círculo. Hay está la respuesta a tu pregunta acerca de la mayoritaria aceptación a su gestión.
Su última perla? Pintar de plateado los postes y la pileta de La Plaza de Armas.

November 4, 2008 at 3:45 PM  
Anonymous Anonymous said...

Escribí hay por ahi... se me pegaron las faltas de ortografia de las combis... plop

November 5, 2008 at 6:36 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home