Saturday, January 30, 2010

Sobre Bayly


Del suplemento Domingo de La República me enviaron tres preguntas sobre la ¿candidatura? presidencial de Jaime Bayly. Me pareció un interesante ejercicio responder seriamente sobre un tema que hasta ahora nos cuesta hablar en serio. Ya que por motivos de espacio se han tomado algunos extractos del texto enviado, comparto en este post las respuestas completas. Este es un intento (¿exagerado?) de tratar entender a Bayly desde la politología. Evalúe Usted, estimado lector, si logramos pintarle la cancha a un confundido “niño terrible” (genialmente ilustrado por el maestro Heduardo).

1. ¿Por qué existe un respaldo a las pretensiones presidenciales de Jaime Bayly, incluso cuando es probable que finalmente no se presente como candidato?

El sistema político peruano gira en torno a candidatos sin partidos y en muchos casos sin plataformas políticas. Es una democracia sin partidos (pero con candidatos). Una política de baja institucionalización y de alta personalización.

Dadas estas características, para construir una candidatura presidencial exitosa en el Perú se requieren al menos 3 elementos en el siguiente orden de prioridades: un candidato con atractivos personales, una organización política con inscripción válida para competir a nivel nacional, y un equipo que elabore ciertos lineamientos de gobierno. En un sistema político, como el peruano, que gira en torno a candidatos sin partidos y sobre la base de un descontento generalizado, lo primero que se evalúa es el atractivo del potencial candidato. En este caso, la irreverencia y desenfado políticamente incorrecto se convierten en la primera piedra de la candidatura de Bayly. Pero ésta no está completa hasta que no intervengan los restantes complementos. Quienes lo poseen y lo pueden ofrecer como en mercado persa son los que han producido el respaldo existente y creciente a la probable candidatura del periodista y escritor; y son:

Partidos inscritos: José Barba madrugó a todos, ofreciendo la inscripción de su organización política “sin nada a cambio”. Similares casos suceden con Kouri (quien ha recibido la invitación de 4 organizaciones políticas), con PPK y la Coordinadora Nacional de Independientes, con Alfredo Barnechea y Jaime Salinas y UPP, con Yehude Simon tratando de convencer a Fernando Andrade a plegarse al Partido Humanista, etc. El rédito político que pudieran obtener los que “gratuitamente” ceden su emblema (organización es una exageración) podría ser significativo: cargos electos en el Parlamento, o eventualmente cargos públicos designados ante una eventual gestión.

Plataformas políticas: de derecha a izquierda existe una suerte de operadores políticos, periodistas “influyentes”, asesores e intelectuales que por distintos motivos (ideología, convicciones personales, pragmatismo, negocio) promueven y ofertan sus propuestas políticas. Claramente un sector liberal, tanto en lo económico como en lo social, que no se imaginaba representado por las alternativas existentes, ve a Bayly como un potencial portavoz de su agenda. No es casual el apoyo recibido tan enfáticamente por Fritz Du Bois (ultra liberal en lo económico), Pedro Salinas (liberal en la reivindicación de “derechos postmateriales” como la legalización de la marihuana, el matrimonio gay, etc.), etc. En la izquierda pasa lo mismo, como lo expresa el repentino apoyo de profesores universitarios de izquierda (Sinesio López, Nicolás Lynch) a Humala.

El capital personal de Bayly es un incentivo fuerte para que reciba respaldos de dueños de partido y de operadores con agenda que no encuentran un espacio cómodo en los actuales alineamientos políticos. De no prosperar la candidatura, estos intereses migrarán buscando mejores posibilidades.

2. ¿Cómo afecta la forma en que está presentando su supuesta candidatura? ¿Banaliza las elecciones?

Los partidos ya no son esas organizaciones estructuradas y disciplinadas, con jerarquías, militantes, planes de gobierno enraizados en sus estructuras, y presencia territorial. Los partidos son vehículos para llegar al poder. Por lo tanto, son altamente dependientes de las candidaturas que las encabezan. En el caso de Bayly, su capital político proviene de la televisión y del espectáculo. Es normal que sea banal. Su banalidad proviene de su intento de generar un vínculo con el electorado, y este vínculo se basa en lo que puede ofrecer para ganarse a la gente: “show”. Mientras otras alternativas políticas pueden ofrecer clientelismo (el fujimorismo) o la garantía de una gestión eficiente en los sectores populares (los hospitales y las escaleras del alcalde Castañeda); Bayly –por la procedencia de su capital político—apuesta a lo que sabe: el intento de vínculo mediático con el mundo popular, pero que llega caricaturizado por la lógica en la que ha estado envuelto a lo largo de su carrera: canciones de Tongo, consultas de chamanes y adivinos, apoyos recibidos de parte de figuras del deporte.

¿De qué otra manera puede una candidatura originada en los sets de televisión luchar por el respaldo popular? Ese tipo de banalidad existe en política y es, hasta cierto punto, necesaria para restar la seriedad que embarga los gustos masivos (sino recordemos a Tudela bailando cumbia en el 2000 o a Alan García y el reggaetón aprista). Pero la lógica de la disputa política hará que se enfaticen del mismo modo otros elementos necesarios: propuesta de gobierno (ya vimos que Bayly hizo sus primeros esbozos en su artículo en P21), equipo y asesores de plan de gobierno (veremos quién se suma a Enrique Ghersi); etc.

La banalidad es el intento (¿frustrado?) de generar un vínculo con lo popular. Bayly no lo sabe hacer sino a través de la caricatura, de la payasada vestida en terno y corbata. Lo cual no es suficiente en un país heredero de la lógica clientelar y de la promesa de un puente o una posta de salud en cada comunidad.

3. ¿Cuáles serían los políticos o partidos políticos que se beneficiarían con la presencia de Jaime Bayly en la política peruana?

Dentro de la opción política de derecha –donde aparentemente se ubicaría la candidatura de Bayly- podemos distinguir a una derecha neoliberal de gran empresariado (PPK), una derecha económica de empresario emergente y empresario interprovincial con enraizamiento social clientelar (Fujimorismo) y sin él (Toledo), una derecha urbana tradicional (PPC),y una derecha pragmática focalizada en la gestión urbana (Castañeda). Dependiendo de su posicionamiento en este esquema, la candidatura de Bayly entraría a jugar en este espacio y terminaría restando apoyo a cualquiera de estas alternativas.

En contextos de transferencia de un gobierno democrático a otro de igual tipo (donde la división democracia/autoritarismo no está en juego como fue en el 2000), son los planteamientos en torno a la economía lo que termina definiendo el respaldo electoral. Por más que Bayly insista con reivindicaciones de derechos civiles liberales (i.e. matrimonio gay), que inclusive podrían ser atractivos para liberales de izquierda; o por más que hayan ciertos “issues” de importancia para cierto sector del electorado (i.e. indulto o no a Fujimori), el clivaje fundamental es el continuismo del modelo económico o no (léase: “sistema, anti-sistema”), y en ese sentido Bayly entra a jugar en este lado de la cancha, disputándose el electorado de derecha que considero es el mayoritario en un país en crecimiento. Las posibilidades que fragmente aun más este sector, por lo tanto, son muy altas.

Dependiendo de la oferta en el otro lado del espectro político, podría ser beneficiosa para una alternativa que aglutine a la izquierda y evite su fragmentación. Pero como es costumbre en este vecindario, quizás este lado sea igual de fragmentado entre Humala, Arana, Simon, Villarán, etc.; lo que es más preocupante dado que su electorado parece ser de menor magnitud.

El APRA, a pesar del desgaste propio de un segundo gobierno, y sin un candidato de peso hasta el momento, pero con la permanencia de la identificación política que genera, terminaría siendo el que menos se perjudica.

Labels:

11 Comments:

Blogger Maga said...

y tu candidatura? pa cuándo? una candidatura originada en la blogósfera... creo que eso es lo que se viene en unos años...

January 30, 2010 at 9:22 PM  
Blogger Carlos Meléndez said...

yo soy ph.D. candidate no más

January 30, 2010 at 9:39 PM  
Blogger Enrique Patriau said...

Me gusta tu análisis, pero creo que te equivocas cuando afirmas que una candidatura salida de la televisión solamente puede ser banal.

Creo que la banalidad no nace de la televisión sino del personaje.

Para ponerlo más claro, la candidatura de Mauricio Funes también nació de la televisión, y su campaña (sus spots se pueden ver todavía en internet) estuvo bastante bien. Nada superficial.

(Claro, también es cierto que un partido tan ideologizado com el FMLN te coloca límites).

Slds.

January 31, 2010 at 11:19 AM  
Blogger Carlos Meléndez said...

De acuerdo con tu corrección, Enrique. La banalidad nace del tipo de televisión que hace Bayly (no de la televisión en sí misma).

Y como tú mismo señalas en tu análisis, Bayly tiene un capital para explotar políticamente y seguro que muchos "asesores de campaña" ya se deben estar matando por él.

January 31, 2010 at 11:24 AM  
Blogger Ricardo Mejía Cordero said...

Excelente el comentario publicado en el suplemento “Domingo” del Diario La Republica., sin embargo Carlos el problema de fondo en el Perú no es que salga un outsider cada cinco años o cada aventurero de la política ( no lo digo por el niño terrible sino por otros personajes) el problema de fondo es que la mayoría de peruanos no tienen una adecuada educación y hay que ser ilusos pensar que vamos a tener estructuras organizadas en Partidos Políticos si los mismos no empiezan a fomentar educación política en su militancia. Espero que los diarios como la República y Correo sigan publicando tus artículos porque es refrescante ver una opinión sin apasionamientos pero con mucho realismo de la situación política del Perú.


Saludos.

February 4, 2010 at 8:37 AM  
Blogger Carlos Meléndez said...

Gracias por tus palabras Ricardo. Con respecto a tu comentario, creo que la cultura políitica de los peruanos va más allá del nivel educativo. El abrupto camino democrático en el país, la cultura plebiscitaria con los gobernantes, y el pragmatismo son características que van más allá de los niveles educativos de la gente; sino preguntémosle a nuestras elites. Saludos.

February 4, 2010 at 8:45 AM  
Blogger Letras del Sur said...

es de lo más importante que he leído sobre el caso Bayly. claro y puntual.

Saludos,

A.

February 5, 2010 at 5:08 PM  
Blogger miguel said...

(jajaja...ok).....me parece interesante lo que escribes, de lo cual puedo entender que Bayly no sería el "candidato" con más fuerza sino que sería el que le quite fuerza a los demás....o quien sabe, al que él quiera......o a lo que otros quieran, no?

February 6, 2010 at 8:47 AM  
Anonymous Anonymous said...

me conformo con que le quite votos al fujimorismo...

February 6, 2010 at 1:50 PM  
Anonymous lucho apaza said...

El comentario en "La Republica" me parecio un analisis muy directo y crudo a la vez. No se trata de solo burlarnos de una candidatura "banal" sino analizar por cual motivo ésta logra un pequeño respaldo ciudadano y consigue convertirse en un pieza de debate... si fuera tan "banal" nadie la estaria comentando ¿No creen?. Sobre todo me parece muy valida una definicion que muchos "opiniologos" conocen pero aun no se animan a gritar: un partido politico en el Peru de hoy es tan solo un vehiculo para llegar al poder. Alcanzado el objetivo puedes abandonar tu Tico en la puerta de Palacio de Gobierno.

February 9, 2010 at 6:45 AM  
Anonymous Anonymous said...

oye ricardo, pero tu eres aprista, porqué mejor no te callas? y bueno jorobado, tu escribes por escribir, como siempre. haces frecuentemente suculentos arroz con mango.

February 18, 2010 at 6:11 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home