Thursday, February 7, 2008

La rebelión como negocio. A propósito de las FARC


Llego un poco tarde al debate que ha despertado la marcha contra las FARC y las reacciones que ha suscitado tanto en los “izquierdistas” peruanos como en sus críticos. Si el no ir a la marcha contra las FARC significo evitar hacer un deslinde político con este grupo? Si las FARC son una fuerza beligerante o un grupo terrorista? Hasta…si los miembros de la ex Izquierda Unida apoyaron en su momento al MRTA o no? Seamos sensatos, son preguntas interminables, y no podremos llegar a consensos al respecto.

Propongo hacer una lectura distinta a las FARC, tomando algo de distancia de los debates ideológicos, que creo que nos ayudaría a comprender de una manera distinta el caso:

1. Las FARC son uno de los pocos grupos rebeldes que han logrado crecer luego del fin de la Guerra Fría y de la bipolaridad. Han logrado una independencia de los extintos centros de poder anti-imperialismo norteamericano (como la Unión Soviética), trascendiendo a ellos y a su influencia política e ideológica.

2. Es evidente que luego de la "caída del muro" (aunque no se cayó, en realidad se lo tumbaron), grupos rebeldes movilizados por entonces han entrado en un proceso de desideologización. Y luego de la pérdida de su fuente de inspiración y de recursos, han entrado a un proceso de sobrevivencia política que les ha llevado a buscar fuentes alternativas. Es así que la FARC se encuentran con el narcotráfico como una fuente creciente de recursos para su rebelión.

3. La dependencia extrema de un grupo rebelde de recursos materiales (sobre todo cuando estos pertenecen al mercado ilegal, como puede ser la cocaína en los Andes o los diamantes en África), genera ciertas transformaciones en la dinámica de los propios movimientos. Pasan de tener “grievance incentives” (incentivos reivindicativos) a “greed-incentives” (incentivos de avaricia). Es decir, los objetivos de la rebelión ya no son de largo plazo (“la revolución”), sino de más corto alcance, transformando la rebelión en un negocio.

4. El hecho que las metas de la rebelión sean de corto plazo (“rebellion as a business”), resulta muy atractivo también para el individuo común de las zonas rurales y pobres de nuestros países. Finalmente estos movimientos no solo están compuestos de “guerrilleros Che Guevara que escuchan a Silvio Rodríguez”, sino de gente común y corriente que busca sobrevivir en escenarios de pobreza. Con el dinero proveniente del narcotráfico, existen los recursos suficientes para que un rebelde promedio pueda tener acceso a comida, vivienda y protección (a veces mas vale estar cerca del enemigo que lejos de el). Si los estados garantizaran educación y bienestar suficiente a sus miembros, estos no tendrían incentivos para integrarse a “grupos rebeldes”.

5. Mientras existan los incentivos económicos como leitmotiv de los grupos rebeldes, los discursos ideológicos posibles pierden centralidad e importancia real, por lo tanto resultan secundarios en la solución del problema. Ayuda poco saber si las FARC son grupos beligerantes o terroristas (tanto los izquierdistas como sus críticos jóvenes y sus críticos de derecha caen en este agujero negro), sino mas bien conocer cuales son las condiciones que permiten la sostenibilidad de un grupo rebelde aparentemente vital y poderoso que ha entrado en una vorágine tal en la que el asesinato y el secuestro terminan siendo justificados no necesariamente por sus convicciones políticas (piensen mas en la foto de la guerrillera-Shakira que ha circulado por ahí antes que en Marulanda), sino por el gran negocio y a los beneficios privados que pueden salir de todo esto (tanto a nivel de sus elites como de sus bases).

Nada más, estos son algunos comentarios “distintos” que pueden ayudar a entender a las FARC desde otro punto de vista.


Fuente de la foto: El Morsa (y creo que a su vez Wordpress)

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home